¿Qué hacer y ver en Toledo?

Lo primero que se debe decir para no engañar a los visitantes de Toledo es que es una ciudad que no se puede ver en medio día o una tarde. Una cosa es que no quede más remedio y otra es que puedas descubrir todas las maravillas que contiene o que, en su defecto, puedas decir que “la has visitado”.

Toledo fue la capital del imperio, como ahora lo es Nueva York. En el casco histórico de Toledo llegaron a vivir 80.000 personas frente al alrededor de 12.000 que alberga ahora. Se hablaba latín, hebreo, alemán, flamenco, castellano, italiano, francés, árabe… Un crisol de lenguas y culturas que se fue apagando lentamente con el traslado de la corte. Antes de la presencia de Carlos I ya había sido un cruce de culturas que hace de Toledo el segundo casco histórico del mundo en volumen de monumentos protegidos tras Roma.

 

Vista panorámica de la ciudad
Vista panorámica de la ciudad

 

Afortunadamente el abandono y deterioro de la ciudad no ha impedido que se mantenga como una ciudad llena de lugares que visitar. En los últimos 25 años ha ido mejorando, aunque siga necesitando un constante apoyo para conservarla y disfrutarla.

Por todo lo anterior es imposible ver la ciudad en cinco o seis horas salvo que no quede más remedio. Lo ideal es pernoctar en Toledo ya que uno de sus mayores atractivos es caminar por la ciudad y dejarse perder por cualquiera de sus callejuelas.

Nuestros primeros consejos:

 

  • Lleva zapato cómodo. Las calles son de estilo tradicional y por lo tanto los cantos de las piedras requieren zapato de marcha o con suela de goma.

 

  • Toledo tiene climas extremos – calor o frío – así que debes adaptarte a él con gorra, ropa ligera en verano, agua para hidratar, etc. Y no te olvides del abrigo en invierno.

 

  • No te obsesiones con los mapas. Uno de los atractivos de la ciudad es perderse en sus calles. Solo tiene un kilómetro y medio de lado a lado…acabarás encontrándote.

 

  • La pulsera turística te permite acceder a los monumentos más interesantes y solo deberás sumar los 10 euros adicionales de uno de los lugares imprescindibles de visitar dentro del Casco Histórico; la Catedral. Encontrarás más información en toledomonumental.com.

 

  • ¿El coche? Déjalo fuera de la ciudad. Tienes varios aparcamientos disuasorios en la entrada de la ciudad. En concreto, el conocido como SAFON, el del AVE, el de la Fábrica de armas o el del circo Romano. Además, Toledo tiene, como otras ciudades, zonas de la ORA. En el caso de Toledo, las zonas verdes son exclusivamente para residentes, la zona azul es de estacionamiento limitado y la zona naranja es de larga estancia o sin limitación siempre que abones el importe. Un día entero cuesta alrededor de unos siete euros. También existen tres grandes aparcamientos privados; el del corralillo, el de Recaredo y el del Miradero con importe diario de unos 20 euros por día completo.

 

  • Toledo es una ciudad que ‘no da la cara’. No es fácil descubrir todos los secretos que contiene por nosotros mismos. Si no te la enseñan, es posible que pases por delante de auténticas maravillas sin darte cuenta de lo que te perdiste por no entrar en tal o cual edificio, sin conocer sus historias… Para esto, es recomendable contratar una ruta turística. Pocas ciudades justifican tanto que se contrate ese servicio. Dispones de varias empresas de rutas y todas ellas salen de Zocodover, la plaza más importante de la ciudad. Una de las empresas con más éxito en este campo es CUÉNTAME TOLEDO.

 

 

Cuéntame Toledo te enseñará la ciudad al completo

 

  • Es mejor dormir en la ciudad. Toledo se disfruta mejor si tienes, al menos, 36 horas disponibles. Existe desde hace unos años un importante desarrollo de la capacidad hotelera y se han recuperado edificios en el casco que son hoteles boutique que merecen mucho la pena. A destacar el Hotel Entre Dos Aguas, antigua casa de Paco de Lucía en la ciudad actualmente convertida en un pequeño hotel. También Antídoto Rooms, con decoración más moderna que contrasta con el clasicismo de la ciudad. Especial mención merece el Riad Medina Mudéjar, que permite usar los Baños Árabes recuperados de la ciudad y alojarte en sus habitaciones con decoración árabe modernizada. Un auténtico hotel con encanto que por su reducida capacidad te ofrecerá un cariño especial en su atención y el tiempo de relax que necesitas tras visitar la ciudad. Otros hoteles que te recomendamos son el Hotel ABAD o el Hotel Puerta Bisagra. Existe una amplísima variedad a tu disposición.

 

 

Si quieres comer:

 

Toledo es conocida por sus restaurantes y aquí os dejamos nuestra particular selección.

 

1.-Para paladares exigentes y de buen bolsillo.

 

  • Cigarral del Ángel: situado en el cigarral del mismo nombre, en el que Iván Cerdeño pone sus estrellas Michelin a prueba. Hay muy pocos restaurantes con Estrella Michelin más asequibles para nuestro bolsillo.

 

Cigarral del Ángel
Cigarral del Ángel

 

  • Adolfo: Situado junto a la catedral de Toledo. Un clásico que lleva varias décadas a un nivel muy alto.

 

Restaurante Adolfo
Restaurante Adolfo

 

En ambos, comer nos saldrá por unos 70 euros – bodega aparte -.

 

2.- Justo por debajo en cuanto a precio, pero en un nivel muy aceptable:

 

  • La Orza: Buena comida clásica a precio razonable. Unos 45 euros por comensal.

 

Restaurante La Orza
Restaurante La Orza

 

  • La Clandestina de las Tendillas destaca por su creatividad y su terraza interior en primavera y verano. Además, el precio está bastante ajustado, en torno a 35 euros por cabeza.

 

La Clandestina de las Tendillas
La Clandestina de las Tendillas

 

3- Dos clásicos Toledanos a unos 25 euros por comensal:

 

 

Alfileritos 24
Alfileritos 24

 

La Abadía
La Abadía

 

Para un café con bollería hecha a diario y con mimo lo mejor es llegar hasta un escondido lugar que compensará el esfuerzo con sus dulces delicias y que se llama Masamadre.

 

MasaMadre
MasaMadre

 

Si buscas un buen vermut, unas tapas exquisitas o unos vinos bien seleccionados lo mejor será acercarse a la taberna Botero

 

Taberna Botero
Taberna Botero

 

Otra taberna con una buena selección de tapas en la taberna El Embrujo, situada junto a las escaleras mecánicas de paseo de Recaredo.

 

El Embrujo
El Embrujo

 

Si te dejas influir por el pasado árabe de la ciudad y te apetece comida de ese estilo lo mejor será el restaurante Tulaytula.

 

Si deseas salir de la Medina y comer o cenar viendo las vistas de la ciudad con una comida que no defraude te recomendamos el Restaurante Hierbabuena con precio medio por persona de 35 euros aproximadamente, dependiendo de la selección que se haga.

 

Restaurante Hierbabuena
Restaurante Hierbabuena

 

También tienes unas excelentes vistas el restaurante La Ermita  y en este caso un precio medio por persona de unos 50 euros, igualmente dependiendo de la selección y exigencia que tengamos.

 

Restaurante La Ermita
Restaurante La Ermita

 

No te puedes perder:

 

  • Caminar de noche por el barrio conventual.
  • Hacer una ruta guiada por la ciudad.
  • Visitar el parque temático Puy du Fou.
  • Bañarte en los Baños Árabes Medina Mudéjar y si puedes disfrutar de los masajes de ese lugar.
  • Tirarte por la tirolina del puente de San Miguel que va de una orilla a otra del Tajo.
  • Una dosis de arte en el recientemente inaugurado Museo de las prevanguardias, la colección de arte moderno Roberto Polo.
  • Visitar la Sinagoga del Tránsito, La Mezquita del Cristo de la Luz, Santa María la Blanca, el Taller del Moro, la Catedral, Museo de Santa Cruz y San Juan de los Reyes.
  • Pasear desde el Puente de Alcántara hasta el Puente de San Miguel a través de la senda ecológica y a la vera del río Tajo.
  • Disfrutar del atardecer en la terraza del “”, de “Recaredo”  o la del “Miradero” en primavera y verano.
  • Ver la ciudad desde la ermita, con una maravillosa perspectiva del río y de Toledo al completo.
  • Visitar algunos edificios fuera del circuito cultural tales como Edificio San Pedro Mártir o el convento de Santa Clara la Real.
  • Visitar la Catedral, y a ser posible con un guía que te descubra todos sus secretos.